viernes, 10 de abril de 2015

Colegial

Hace mucho que no me sentaba a escribir, el tiempo se me va como agua entre los dedos. Y para serles sincera el poco tiempo libre que me queda lo ocupo en una App que se llama Fahlo, dentro de la que está la comunidad del Señorón Ricky Martín, a la que por supuesto pertenezco como fans suya que soy. Por tanto queridísimos míos, tiempo para sentarme a escribir todas las cosas que he hecho no me queda. Pero hoy he decidido darme el momento para compartirles esta receta que me flipa mucho ( dirían los Españoles). Jejejjejeje

Tradicionalmente solemos tirar a la basura todo aquello que nos sobra del almuerzo. Bueno eso hacía yo hasta el día que decidí comenzar a darle un vuelco a esa mala costumbre, sobre todo porque hay muchas personas en el mundo que no tienen el privilegio de sentarse en una mesa hermosamente adornada con distintas cosas para comer. Siguiendo la idea de que todo lo tiramos a la basura, se me ocurrió preparar algo muy tradicional en Chile y que a su vez puede ser de mucha ayuda para quienes no saben que hacer con el pan que les queda en el fondo de la panera y que está muy añejo para comérselo en el desayuno o a la hora del té. 
-------------- Colegial-------------

Así se llama el postre que les traigo el día de hoy.

El por qué de su nombre no tengo ni idea. 

Como prepararlo, muy fácil. Toma 6 panes añejos y ponlos a remojar en 1 taza de leche. Una vez remojado el pan debes vertir sobre él 4 huevos, 1 taza de azúcar, canela, frutos secos y mezclar con cuchara de palo. Poner en budinera o molde. A mi me gusta preparar un caramelo y ponerlo en el fondo antes de verter la preparación. Hornear por una hora, eso depende de cada horno, yo por lo menos necesité media hora. Luego enfriar y servir.
Espero les guste y sigan la idea de sacar provecho a todos nuestros recursos.
 
Un beso, Pulú